Seleccione el nombre de su país.

country icon
country icon


¿Qué es el baño de bosque (Shinrin-yoku)?

Reading Time: 4 minutes

Hemos hablado con Lisa, guía cualificada de baños de bosque y amante confesa de la naturaleza, para aprender sobre la práctica de Shinrin-yoku. ¿Qué son los baños de bosque? ¿Se necesita traje de baño? ¿Pueden practicarse si no tiene un bosque en la puerta de casa? ¿Qué beneficios podría aportarnos esta práctica japonesa?

Lisa, ¿cómo conoció los baños de bosque?

Siempre me ha encantado la naturaleza, desde que era niña. Me pasaba el rato plantando cosas al aire libre y cavando en la tierra. Pero el baño de bosque no es el acto literal de bañarse, sino que significa sumergirse en el bosque. Hace aproximadamente un año, leí acerca de los baños de bosque en una revista. Poco después, vi a la venta un libro sobre Shinrin-yoku (el término japonés) y así me enganché.

La naturaleza puede ayudarnos con la salud mental y, lo que es más interesante, con la salud física también. Me encantó y me hizo preguntarme cómo podría formarme en este campo. Hice algunas averiguaciones y vi que había un curso a punto de comenzar. Fue como si se alinearan los astros. Aprobé el curso y leí muchísimos libros. Acabé completamente fascinada por este tema.

¿En qué consiste una sesión de baño de bosque?

El baño de bosque puede practicarse en grupo o en solitario. Normalmente, cuando dirijo un grupo, paso un par de horas en el bosque. Me encanta fotografiar la naturaleza, pero, para disfrutar de la mejor experiencia, se supone que no se debe llevar cámara ni teléfono. En realidad se trata de bajar el ritmo de forma consciente y de centrarse en todos los sentidos para ver, oír, oler y tocar el bosque.

He encontrado muchas especies diferentes y muchas cosas fascinantes en el bosque que, normalmente, habría pasado por alto. A veces estamos demasiado ocupados caminando, charlando con amigos o escuchando música mientras paseamos por el bosque. Y nos perdemos todos esos preciosos sonidos naturales.

Se camina bastante poco, en las sesiones tal vez se anden solo uno o dos kilómetros. Dado que se camina tan poco, solo es necesario encontrar un espacio verde cercano con árboles. El baño de bosque consiste en apreciar las cosas pequeñas mediante la concentración activa, por lo que no tiene que ser en un gran espacio.

¿Qué actividades realiza?

Hay un montón de actividades diferentes para abrir los sentidos. Una de mis actividades favoritas es tumbarme en el suelo del bosque y observar la luz filtrándose a través de los árboles. Los japoneses lo llaman «Komorebi». Es mucho mejor si el día es soleado, porque permite observar todas las sombras.

Otra buena actividad es la escucha consciente. Pasar de 15 a 20 minutos sentado tranquilamente, con los ojos cerrados y escuchando sin más. Si nos concentramos, se pueden oír distintas capas del canto de los pájaros: de algunos que están cerca y de los otros, que están más lejos. Se oye el sonido de las hojas en los árboles y el crujir de las ramas. El zumbido de los insectos, el susurro de los animales entre los matorrales… Se da uno cuenta de lo viva que está la Tierra.

Para emplear la vista, podemos sentarnos y concentrarnos en un pequeño trozo del suelo del bosque. Comprobamos, una vez más, que está vivo, y no es solo un trozo de terreno. Se ven insectos caminando, plantas y pétalos movidos por el viento… Se ven patrones y sombras. Comenzará a percibir pequeñas cosas: la forma que ha dejado el mordisco de un insecto en una hoja o los diferentes tipos de semillas que hay en los árboles. También se puede ir «a la caza» de texturas y observar los musgos, los helechos, las laminillas de las setas… ¡la lista no acaba!

¿Cómo le ayuda el baño de bosque a relajarse?

Cuando estamos en el trabajo, o haciendo alguna tarea como conducir o ver la televisión, usamos lo que se llama atención dirigida. Una parte de nuestro cerebro se centra en una cosa. Después de un tiempo, comenzamos a perder la concentración y la mente se fatiga. Cuando nos damos un baño de bosque, descansa la parte del cerebro que se usa para la atención dirigida; los científicos lo llaman «fascinación suave». Nos refresca mentalmente. Para mí, genera un montón de pensamiento creativo.

¿Cuál es la mejor época del año para los baños de bosque?

En palabras de Alfred Wainwright, «el mal tiempo no existe, solo la ropa inadecuada». Puede darse un baño de bosque en cualquier momento del año, siempre que lleve las prendas apropiadas. En invierno, me abrigo y llevo algo para sentarme. También es interesante si llueve, ¡siempre que no esté diluviando! Relaja escuchar la lluvia y observar las gotas que caen de las hojas.

El otoño es una época muy bonita para darse un baño de bosque. En ese momento, el entorno se llena de color, con todas las hojas, diferentes tipos de setas y vibrantes musgos verdes. Cada temporada es especial por sus propias razones.

¿Cómo beneficia el baño de bosque a las personas?

Hay estudios acerca de que el simple hecho de observar la naturaleza puede ser positivo para la salud física y mental. En un hospital se llevó a cabo un estudio a lo largo de nueve años. La mitad de los pacientes estaban en una habitación con vistas a los árboles y la otra mitad, en una habitación que daba a una pared de ladrillo. Todos se habían sometido a la misma operación, pero los que veían los árboles se sintieron mejor más rápido y necesitaron menos medicación para el dolor que los que veían una pared de ladrillo. También se han hecho estudios en las prisiones y los reclusos que pueden ver vegetación están más calmados, son menos propensos a la violencia y padecen menos depresión.

Otro aspecto es el aprecio por la naturaleza. Esto es algo esencial para nosotros como especie porque, si no amamos la naturaleza, no la protegeremos. Las nuevas generaciones pasan más tiempo en interiores que nunca. Más tiempo con los ordenadores, con los dispositivos y menos tiempo en la naturaleza. Muchos niños nunca sabrán cómo se llaman muchas plantas, aves, insectos y árboles. Así que cuando tengan hijos, no transmitirán ese conocimiento y ni ese aprecio. Los baños de bosque son una gran forma de volver a conectar con el mundo natural y dedicarse un tiempo a uno mismo.