Seleccione el nombre de su país.


¿Cuál es un ejemplo de estrés positivo?

Reading Time: 6 minutes

El estrés es una parte normal de la vida.

Aunque tendemos a pensar en él como algo negativo y utilizamos la palabra principalmente para describir malas experiencias, en realidad se refiere solo a la respuesta de nuestro cuerpo y nuestra mente a cualquier situación que plantee un desafío. En realidad, no todo el estrés es malo para usted. Si está corriendo una maratón, realizando un proyecto con un plazo ajustado o hablando en público, las hormonas del estrés a corto plazo pueden potenciar su estado de ánimo, infundirle energía, mejorar su rendimiento y, de hecho, ayudarle a encontrar la fuerza necesaria para alcanzar el éxito.

Cuando vemos una situación estresante como una oportunidad en lugar de una amenaza, este estrés positivo —también conocido como «eustrés», lo contrario a la angustia— puede mejorar nuestra capacidad para alcanzar objetivos y sobreponernos a nuestros miedos. A medida que aprendemos a dominar este poder sobre posibles factores estresantes sin sentirnos abrumados, podemos lograr el cambio y el crecimiento personal. Lejos de dañarnos, el estrés puede fortalecer nuestra salud mental reforzando nuestra capacidad de determinación y de asumir el control sobre nuestra propia vida.

De acuerdo con la organización benéfica británica de salud mental MIND, el estrés puede ayudarnos a «actuar, sentirnos con más energías y obtener resultados» ((How to manage stress))

¿Qué es el estrés?

El estrés puede ser positivo o negativo.  Por supuesto, algunos factores estresantes comunes son universalmente perjudiciales, como lesiones y enfermedades, la muerte de un familiar, conflictos laborales o domésticos y problemas financieros o legales. Todo el mundo tiene diferentes niveles de resiliencia y habilidades para sobreponerse a la adversidad, pero en última instancia estas experiencias pueden, lamentablemente, tener un impacto perjudicial en nuestro bienestar.

A pesar de esto, los profesionales de la salud mental reconocen cada vez más que experimentar estrés también reporta beneficios. Un estudio publicada en el World Journal of Medical Sciences reveló que:

«El estrés es una reacción protectora que ayuda a un organismo a sobrevivir en condiciones y entornos difíciles. De una percepción del estrés como reacción a fuertes impactos ambientales negativos […], los investigadores ahora […] ven el eustrés como un factor favorable que influye positivamente en la salud y la longevidad» ((The Eustress Concept: Problems and Outlooks))

¿Qué entendemos por «estrés positivo»?

El estrés positivo nos puede inducir sentimientos de emoción y esperanza sobre la posibilidad de alcanzar un logro. Hay todo tipo de factores estresantes, tanto en nuestra vida personal como en la laboral, que probablemente tengan un efecto beneficioso en nuestro bienestar y nuestra salud mental.  Por ejemplo:

  • Iniciar un nuevo trabajo, obtener un ascenso o jubilarse
  • Casarse o empezar una familia
  • Mudanzas
  • Irse de vacaciones
  • Dedicarse a nuevas aficiones o aprender nuevas habilidades

Podemos apreciar el estrés positivo cuando nos desafiamos a nosotros mismos, nos obligamos a salir fuera de nuestras zonas de confort o tenemos nuevas experiencias. Estas pueden ser físicas, mentales o emocionales. 

El término «eustrés», que significa estrés positivo, fue acuñado por el científico húngaro pionero Dr. Hans Selye, nominado al Premio Nobel, en 1974. En su trabajo, Selye señaló la diferencia entre el estrés que puede llevarnos a un «resultado saludable, positivo y constructivo», mejorando nuestra capacidad y motivación, y a la inversa, el tipo de estrés que provoca ansiedad y nos reduce a la inacción.1

Estudios posteriores realizados por los psicólogos Lazarus y Folkman sugieren que son nuestras respuestas las que determinan si experimentamos estrés positivo o negativo. Estos psicólogos describieron cómo factores internos y externos, como nuestra personalidad, nuestro estado de salud, y cuánta energía y apoyo tenemos, pueden impactar si percibimos una situación como abrumadora o, en su lugar, como un reto emocionante.2

¿Cómo reacciona nuestro cuerpo al estrés?

La mayoría de nosotros estamos familiarizados con el término «lucha o huida», que describe la reacción de nuestro cerebro y nuestro cuerpo ante las amenazas. Nuestra frecuencia cardiaca se dispara, la respiración se acelera y la presión arterial aumenta a medida que en el organismo irrumpe un torrente de cortisol y adrenalina, las hormonas del estrés. Mientras tanto, la glucosa se precipita a nuestros músculos comunicándoles la necesidad de tensarse, y la oxitocina nos anima a buscar la conexión con otros semejantes que puedan ayudar. 

En dosis pequeñas, podemos experimentar estos cambios fisiológicos como estimulantes en lugar de agotadores. Impulsan nuestra energía, agudizan nuestra atención y nos aportan la motivación necesaria para responder con éxito a la adversidad.

¿Cuáles son los factores que nos ayudan a responder positivamente al estrés?

Según la Sociedad de gestión del estrés del Reino Unido: «Mantener el control sobre los pensamientos aumenta la capacidad para encontrar soluciones a situaciones difíciles y para enfrentarse más eficazmente al estrés. Aprenda a dominar su mente y nunca volverá a preguntarse cómo enfrentarse al estrés”. ((Assess your mindset))

Los estudios sobre el estrés positivo han demostrado una variedad de rasgos comunes entre las personas que soportan bien el estrés, incluyendo:

  • Creencia en el ellos mismos y confianza en sus habilidades
  • Una mentalidad fundada en la esperanza y positividad
  • Percepción de que tienen poder y control en una situación
  • Altas expectativas de ellos mismos y otros

¿Cuáles son los beneficios de experimentar estrés positivo?

Una vez que una persona experimenta estrés positivo, su capacidad de adaptación aumenta. Esto significa que estas experiencias literalmente recablean los cerebros de las personas para que tengan éxito en el futuro. Esto tiene beneficios para nuestra autoestima, nuestra motivación y nuestra fuerza física y mental. Nuestra resiliencia aumenta y tenemos la confianza para sacar de nuevo fuerzas de flaqueza cuando surge un nuevo factor de estrés.

La Dra. Kelly McGonigal, psicóloga de la salud, dio una de las charlas TED más populares de todos los tiempos en 2013, sobre el tema del estrés positivo. Su investigación puso de relieve que cuando las personas aprenden a replantearse la manera en que piensan sobre el estrés, se vuelven menos ansiosos y más capaces. En palabras de McGonigal:

«¿Cambiar su forma de pensar en el estrés puede mejorar su salud?  La ciencia afirma que sí. Como psicólogo de la salud, ya no quiero librarme de su estrés; quiero que se estresen mejor. Una de las creencias o pensamientos más simples que permiten a la gente tener este tipo de respuesta positiva al desafío es simplemente: «Puedo afrontar esto. Quizás no sea capaz de controlarlo, pero puedo afrontarlo».3

¿Y el estrés positivo en el trabajo?

Un estudio realizado en la publicación European Journal of Work and Organizational Psychology sobre el estrés en el lugar de trabajo reveló que los empleados reaccionan de forma diferente a los factores estresantes en su trabajo dependiendo de su mentalidad. Los empleados con una mentalidad de estrés positivo tomaron medidas constructivas para mejorar su rendimiento cuando pronosticaron una gran carga de trabajo. Su capacidad de planificación y programación, junto con la visión del problema como una oportunidad de aprendizaje, condujeron a resultados de tareas con un mayor éxito y a niveles de energía más altos al final de la jornada laboral.4

Mientras tanto, del estudio de Lepaya de 2021 se desprende claramente que el estrés puede causar problemas importantes en las empresas. El estudio puso de relieve el hecho de que más de dos tercios de los trabajadores europeos consideran que necesitan mayor colaboración de su empleador para desarrollar sus habilidades para hacer frente al estrés laboral. Por supuesto, sentirse apoyado por los compañeros y supervisores tiene un efecto positivo en los resultados de salud mental y bienestar de los empleados, lo que a su vez mejora la productividad y la rentabilidad de las empresas.5

¿Cómo puedo aprovechar el poder del estrés positivo y convertir el estrés negativo en una oportunidad de crecimiento?

Si se pregunta cómo poner todo esto en acción, puede empezar por decidir plantearse retos en su vida personal. Puede inscribirse en un gimnasio o buscar un nuevo deporte que ponga a prueba sus límites. Podría participar en un proyecto de voluntariado o benéfico, o unirse a un club para aprender nuevas aficiones y habilidades. 

Cuando esté comenzando a sentirse abrumado, una de las técnicas más eficaces para calmar su mente y ayudarle a recuperar el control es utilizar afirmaciones positivas como estoy tranquilo, estoy relajado, los desafíos me ayudan a crecer, puedo acometer cualquier cosa que me depare el destino, soy fuerte, puedo lograr cualquier cosa. 

La Mental Health Foundation sugiere estos diez pasos para aliviar los efectos dañinos de las situaciones estresantes:

  1. Reconocer cuándo el estrés está causando un problema y no ignorar las señales de advertencia
  2. Pensar en dónde puede realizar cambios, priorizar y delegar
  3. Establecer relaciones basadas en el apoyo tanto en el trabajo como en el hogar
  4. Comer sano
  5. Reducir el consumo de alcohol, ya que esto afecta a los sentimientos de ansiedad
  6. Hacer ejercicio regularmente para mejorar su estado de ánimo
  7. Asignar un tiempo para relajarse y practicar el cuidado personal
  8. Practicar la meditación o la concentración activa
  9. Dormir plácidamente
  10. Ser amable con uno mismo6

Las cinco citas principales del Dr. Hans Selye sobre el estrés

  1. «La adopción de la actitud correcta puede convertir el estrés negativo en positivo»
  2. «El estrés no es necesariamente algo malo, todo depende de la manera de afrontarlo». El estrés del trabajo creativo exitoso y estimulante es beneficioso»
  3. «Si desea vivir una vida larga, céntrese en contribuir»
  4. «Nada borra los pensamientos desagradables de forma más eficaz que la concentración consciente en los agradables»
  5. «El ser humano no debería intentar evitar el estrés en mayor grado de lo que evitaría la comida, el amor o el ejercicio»

En resumen, el estrés es una parte inevitable de la vida para todos nosotros, y puede estar causado tanto por situaciones positivas como negativas. A veces, incluso los acontecimientos adversos, si somos capaces de manejarlos, pueden tener un resultado positivo. Podemos ayudarnos reconociendo los primeros signos de estrés y tomando medidas para minimizar las exigencias o maximizar nuestra capacidad para afrontarlas. El estrés positivo o eustrés puede mejorar nuestro rendimiento, aumentar nuestra determinación y optimismo, y entrenar nuestros cerebros para hacer frente de forma más eficaz a los desafíos en el futuro. 

  1. Hans Selye (1907–1982): Founder of the stress theory []
  2. Stress and Coping Theories []
  3. Kelly McGonigal: Can We Reframe The Way We Think About Stress? []
  4. Mindset matters: the role of employees’ stress mindset for day-specific reactions to workload anticipation []
  5. Two-thirds Of European Employees Experience Excessive Work-stress []
  6. Stress []