Seleccione el nombre de su país.


Unidos por la emoción: derribando las barreras lingüísticas

Reading Time: 2 minutes

Como dijo una vez Allen Klein, «no hay barreras lingüísticas cuando sonríes».

Aunque no todos hablemos el mismo idioma, el simple hecho de ser humanos nos otorga un vínculo común en la capacidad de sentir y compartir emociones, lo que nos permite comunicarnos sin necesidad de palabras.1

Mientras que los idiomas pueden ser diferentes, las emociones son universales y todos podemos sentir, observar y experimentar los mismos sentimientos, independientemente de nuestra cultura, origen o lengua. Sentir emociones y reconocerlas en otras personas son de las cosas más increíbles que podemos hacer como seres humanos. Nos permiten mantenernos seguros, entender las circunstancias que nos rodean y leer e interpretar la actitud y el estado mental saludable de otras personas. Las emociones, en esencia, nos guían en todo lo que hacemos.

Entonces, ¿qué hacemos cuando existe una barrera lingüística y queremos transmitir nuestras emociones?

Actualmente hay 7139 idiomas registrados en el catálogo de lenguas del mundo de Ethnologue,2 y todos tienen su propia manera de describir las emociones que experimentamos. Es más, existen palabras en algunos idiomas que serían imposibles de traducir a otros, por lo que a pesar de la importancia de la lengua, también es importante no depender exclusivamente de ella. Necesitamos encontrar otras formas de comunicación.

La importancia del lenguaje corporal

El lenguaje corporal puede ser tan poderoso como el lenguaje verbal. Gran parte de esto se reduce a la intuición, sin embargo, hay algunas pistas visuales que podemos buscar para comprender cómo se sienten otros. Cualquier persona, sin importar su cultura, entenderá, por ejemplo, que si usted ríe está feliz o que si llora está triste.

De hecho, se podría decir que la mayoría de los gestos específicos que realizamos pueden sustituirse por una palabra concreta. Por ejemplo, en lugar de decir «no» puede sacudir la cabeza hacia los lados, en lugar de decir «bien» o «sí» puede levantar el pulgar y, en lugar de decir la palabra «hola», puede simplemente agitar la mano. Estas señales emocionales son universales independientemente del idioma que hable.

Más allá del lenguaje verbal y físico

Hay diversas maneras de expresar emociones más allá de lo verbal y lo físico. Pasar un buen rato con alguien o dar o recibir regalos son muestras de que usted cuida de esa persona y desea compartir un vínculo concreto con ella. Esto resulta útil si se tiene en cuenta que su manera de expresar emociones puede diferir de la de otra persona. Las palabras transmiten muy bien los sentimientos, pero solo cuando se interpretan de la misma forma. 

En última instancia, el lenguaje facilita la comunicación. Esto es innegable. Pero incluso si no habla el mismo idioma o tiene las mismas opiniones que otra persona, ambos comprenderán los sentimientos de felicidad, tristeza, dolor, esperanza y amor. Esto forma parte del ser humano, y es esta habilidad de sentir y expresar emociones la que nos conecta a todos independientemente de la lengua que hablemos.

  1. https://www.gapyearassociation.org/2017/03/30/making-meaningful-connections-language-barriers/ []
  2. https://www.ethnologue.com/ []