Seleccione el nombre de su país.


Mejore la inmunidad de los niños con estos cinco nutrientes clave

Reading Time: 3 minutes

Son exploradores, pensadores, descubridores y colaboradores.

Les encanta jugar a todo, desde fantasear hasta practicar deportes organizados, y todo lo que hay entre medias. Ninguna actividad llena de diversión es demasiado grande o pequeña; quieren hacerlo todo. Y para hacerlo todo, necesitan un sistema inmunitario fuerte.

Estamos hablando de niños, y sus organismos requieren unas defensas saludables contra las enfermedades. 

Con todos estos juegos y descubrimientos, seguro que entrarán en contacto con bichos, virus, bacterias y toxinas que pueden hacer que un pequeño atrape rápidamente un resfriado, una gripe y otras enfermedades. Por lo tanto, reforzar su inmunidad puede ser una de las cosas más importantes que puede hacer para nutrir una mente y un cuerpo en desarrollo.

Además de los hábitos de estilo de vida que pueden servir como base para la salud y la inmunidad de los niños (especialmente en el colegio), hay nutrientes clave que refuerzan el sistema de defensa del organismo creando y manteniendo una inmunidad saludable.

A continuación se presentan cinco de estos nutrientes clave y formas de incorporarlos a la vida de sus hijos a partir de hoy.

1. Probióticos

Estas bacterias pueden ser poderosas para cualquier sistema inmunitario, especialmente el de los niños. 

Cada organismo humano tiene un microbioma de bacterias, protozoos, virus y hongos que se encargan de todo, desde regular el estado de ánimo hasta gestionar el peso o reforzar la inmunidad.

Una dosis diaria de probióticos, en forma de alimentos o suplementos, ofrece al sistema inmunitario de los niños una ventaja en el colegio, las actividades, los deportes y la vida en general.

Para disfrutar de una dieta rica en probióticos, ofrezca a los niños alimentos como los siguientes:

  • yogur
  • kéfir
  • kimchi
  • tempeh
  • miso
  • col fermentada

Además, un suplemento probiótico también ofrece cepas de bacterias vivas. Algunos están disponibles en forma de masticables y cápsulas, mientras que los complementos en polvo se pueden añadir al zumo, el agua o simplemente ingerirse con una cuchara.

2. Vitamina C

La vitamina C es un nutriente conocido para la inmunidad (gracias a todos esos antioxidantes) y se asocia comúnmente con los cítricos.

Vaya más allá de un vaso de zumo de naranja (que puede contener altas cantidades de azúcar) y aumente los niveles de vitamina C con una variedad de frutas y verduras como estas:

  • verduras de hoja verde como espinacas y col rizada (añádalas a la salsa para pasta, en una tortilla o a un batido para aumentar las vitaminas)
  • fresas (se utilizan como complemento de los copos de avena o los cereales, para acompañar las ensaladas o como postre)
  • brócoli (asado, a la parrilla o al vapor, añádale un aliño o una salsa para que resulte más divertido)
  • aguacate (macháquelo sobre una tostada integral con aceite de oliva y sal para disfrutar de un desayuno fácil)
  • cítricos (córtelos en rodajas como aperitivo, exprímalos en agua con gas o añádalos a una ensalada fresca)

3. Zinc

El zinc, un mineral esencial para una buena función celular, es vital para la inmunidad. Se encuentra en una variedad de alimentos y también se puede tomar como suplemento.

Para ayudar al sistema inmunitario, incluya los siguientes alimentos en la dieta diaria de un niño:

  • huevos
  • carne y aves de corral
  • tofu
  • yogur
  • frutos secos y semillas
  • granos integrales
  • legumbres
  • chocolate negro

4. Vitamina D

La vitamina D se asocia con la inmunidad, ya que una cantidad saludable en el organismo puede generar un sistema de defensa sano. Los niveles bajos de vitamina D están relacionados con enfermedades autoinmunes y un mayor riesgo de infección y enfermedad. 

Además de los suplementos en forma de píldora o líquido, puede añadir vitamina D a la dieta de un niño con lo siguiente:

  • pescado graso como salmón, atún y caballa 
  • aceites de pescado
  • huevos
  • champiñones

5. Ácidos grasos omega-3

Estos ácidos grasos combaten la inflamación y regulan las células que benefician al sistema inmunitario. Los ácidos omega-3 se pueden tomar como suplementos (asegúrese de que incluyan tanto DHA como EPA) en una variedad de formas, como píldoras, masticables y líquidos, y también se encuentran en:

  • salmón, bacalao, arenques, caballa, sardinas y atún en lata
  • frutos secos
  • semillas de lino y chía
  • huevos
  • aguacate
  • edamame
  • tofu

Un niño sano necesita un sistema inmunitario saludable, y lo que come y consume puede ayudarlo o perjudicarlo. Tomar medidas conscientes para reforzar la inmunidad de un niño ayuda a que siga creciendo, desarrollándose, aprendiendo y disfrutando del esplendor de la niñez. Por eso, sea consciente de lo que hace para ayudarlo a mantenerse sano a lo largo del camino.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3166406/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6834330/