Seleccione el nombre de su país.


Vida estacional: aprender de la naturaleza para alcanzar el máximo bienestar

Reading Time: 3 minutes

En la actualidad, tenemos el lujo de vivir de forma similar en cualquier estación, independientemente de la época del año. 

Podemos recoger fresas tanto en invierno como en verano. Los ritmos de sueño pueden permanecer igual durante todo el año. Se puede hacer ejercicio en el gimnasio a unos agradables 21 °C haga frío o calor fuera. 

De hecho, todo el año puede ser bastante homogéneo.

Sin embargo, los humanos han reconocido y respetado las estaciones, viviendo en consecuencia, durante miles de años. La humanidad sigue aquí hoy en día gracias a la conexión que nuestros antepasados tuvieron con la tierra y sus ciclos.

Estamos genéticamente programados para fluctuar con la energía de cada estación, por lo que estar presentes en la época en la que vivimos puede beneficiar a nuestro cuerpo y mente, incluso si no es tan necesario como antes.

Si le interesa volver a conectar con los patrones orgánicos de la Madre Tierra, déjese inspirar por la propia naturaleza.

Ya sean drásticos o sutiles, los cambios estacionales se producen en todo el mundo. Las temperaturas suben y bajan, los periodos de luz solar aumentan y disminuyen, las plantas florecen y mueren, los animales están activos y luego hibernan.

Estas señales pueden ayudar a nuestra especie a adaptarse a cada estación a su manera.

Primavera

Al salir de la hibernación, la primavera es una época de energía en el exterior que lleva a la renovación.  Los árboles y las plantas cobran vida, los animales despiertan y comienzan a moverse, el día se alarga lentamente y las temperaturas comienzan a aumentar.

En esta estación:

  • póngase objetivos para los próximos seis meses;
  • plante semillas en su jardín;
  • realice actividades al aire libre;
  • consuma verduras frescas y coloridas, como lechuga, rábanos, espárragos y puerros; y
  • limpie y ordene su entorno.

La primavera puede motivar la renovación de cuerpo y mente, así que aproveche esta inspiración.

Verano

La Tierra está en pleno apogeo cuando llega el verano, lleno de sol, días largos y una gran cantidad de colores. 

Conecte con esta estación:

  • viviendo en la naturaleza tanto como sea posible (como comer al aire libre);
  • consumiendo gran variedad de frutas y verduras frescas;
  • participando en actividades y aficiones al aire libre; y
  • tomándose un descanso (o una siesta por la tarde) para aguantar el calor.

Que la energía del verano le llene de vitalidad para explorar y disfrutar.

Otoño

Esta época más pausada vuelve a llevar la energía al interior. El ajetreo del verano comienza a menguar y la preparación para los meses más fríos se hace evidente con días más cortos, temperaturas más frías y cosechas de la tierra.

Para adaptarse al otoño:

  • tome medidas para ralentizar el ritmo de vida;
  • siga una dieta de alimentos calientes y cocinados, como tubérculos asados, sopas y guisos reconfortantes;
  • aumente el consumo de vitamina D a través de alimentos (y suplementos si es necesario);
  • cambie la hora a la que se acuesta para dormir más;
  • vuelva a conectar con otras personas; y
  • reflexione sobre los logros y objetivos de los últimos seis meses, valore lo que funciona y lo que no en su vida para realizar cambios si es necesario.

Pase al otoño con la voluntad de nutrir, reconfortar y calmar tanto el cuerpo como la mente.

Invierno

Las temperaturas bajas y las noches largas hacen que la hibernación parezca bastante atractiva. La energía se queda en la tierra, por lo que es necesario descansar y recuperarse para el proceso de renovación que se avecina en primavera.

En invierno:

  • realice ejercicios de menor intensidad (como yoga y estiramientos);
  • aumente el consumo de vitamina C a través de cítricos para reforzar la inmunidad;
  • mantenga su cuerpo caliente con gorros, guantes, bufandas, botas y chaquetas;
  • tome bebidas calientes; y
  • lea, medite o lleve un diario para calmar su mente y cuerpo.

Aproveche esta época para recuperarse y prepararse para las ajetreadas estaciones que se avecinan.

Llevar una vida estacional es algo más que ponerse jerséis en otoño y bañadores en verano. La energía de la Madre Tierra a lo largo del año puede guiar sus necesidades internas si presta atención. 

Intente realizar cambios de forma activa, sean grandes o pequeños, para reconectar con este hermoso ciclo orgánico.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

https://www.almanac.com/living-seasonally
https://earthyvibes.org/how-to-live-with-the-seasons/