Seleccione el nombre de su país.


Cómo mantener una buena hidratación durante el otoño y el invierno

Reading Time: 2 minutes

Durante las frías mañanas de otoño y las nevosas tardes de invierno no hay nada mejor que un buen café de especias de calabaza o una taza chocolate caliente. Sin embargo, en estos días tan fríos, no conviene descuidar la cantidad de líquidos que ingerimos.

Es muy importante mantenerse hidratado durante todo el año. Esto no solo contribuye a una mayor sensación general de bienestar, sino que también proporciona una serie de beneficios:

  • eliminación de toxinas;
  • mejora en el transporte de nutrientes;
  • desintoxicación de los riñones y el sistema linfático;
  • mejora del flujo sanguíneo a través del sistema cardiovascular;
  • regulación del proceso de eliminación y prevención del estreñimiento;
  • mayor resistencia a infecciones gracias a una piel tersa;
  • reducción del riesgo de padecer enfermedades gracias a la presencia de membranas mucosas húmedas en la nariz y la boca.

Aunque dé la impresión de que en los meses fríos no se suda tanto como en los más cálidos, mantenerse hidratado es tan importante en invierno como en verano.

Para mantener un buen nivel de hidratación lo ideal es ingerir una cantidad de líquido equivalente a la mitad de su peso en mililitros, más 240 ml adicionales por cada 30 minutos de actividad (como entrenamientos, caminatas o sesiones de yoga, por ejemplo). 

El tipo de líquido a ingerir puede ser muy variado, aunque se recomienda agua filtrada y té de hierbas.

A continuación le mostramos cinco métodos que le permitirán mantenerse hidratado en otoño e invierno y que le ayudarán a sentirse mejor.

1. Hidrátese nada más levantarse. Beba un vaso de agua en cuanto apague el despertador. Esto le ayudará a reponer los líquidos que haya perdido durante la noche como consecuencia de la sudación y la desintoxicación.

2. Tome bebidas calientes. Para combatir las bajas temperaturas durante los meses fríos, lo ideal es tomar bebidas calientes. Los tés de hierbas y el café permiten aclimatar el cuerpo fácilmente y resultan muy reconfortantes.

3. Prepare más caldos y sopas. Un buen caldo de hueso casero o un cuenco de sopa no solo son platos increíblemente nutritivos, sino que además ayudan a mantener una correcta hidratación.

4. Tome polos. El otoño y el invierno son las estaciones de los resfriados y las gripes, lo que hace que la hidratación sea aún más importante. Tenga a mano polos de hierbas o de hielo en el congelador por si cae enfermo (esto es especialmente útil en el caso de los más pequeños).

5. Consuma alimentos ricos en agua. El consumo de hortalizas y manzanas en otoño, además de cítricos en invierno, son dos formas ideales de mantener una buena hidratación.

Aunque cualquier momento del día es bueno para hidratarse, conviene tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Ingiera la mayor parte de los líquidos durante los periodos entre las comidas; al momento de comer, puede beber una pequeña cantidad de líquido, pero no en exceso, ya que se los ácidos y enzimas digestivos podrían diluirse
  • Reduzca el consumo de líquidos 3 y 4 horas antes de acostarse para evitar levantarse demasiado por las noches para orinar
  • Evite tomar bebidas con cafeína al menos 6 u 11 horas antes de acostarse para disfrutar de un sueño ininterrumpido

Aunque la hidratación pueda parecer un concepto muy simple (y en el fondo lo es), en realidad tiene un sinfín de efectos positivos en el cuerpo, así que tomar las decisiones adecuadas puede marcar la diferencia.

¿Le ha entrado sed?

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

https://www.sleep.org/how-much-caffeine-should-i-have/

https://frontlineerdallas.com/10-tips-for-staying-hydrated-during-fall