Seleccione el nombre de su país.


Hidratación, hidratación e hidratación: la importancia del agua.

Reading Time: 3 minutes

El agua es esencial para la vida. Nuestros organismos contienen alrededor de un 60 % de agua, así que si no la mantenemos, corremos el riesgo de deshidratarnos y enfermar. Literalmente, no podemos sobrevivir sin agua.

El organismo pierde agua de manera constante, excretándola como desecho pero también al respirar, sudar y hacer la digestión. Por eso es tan importante mantenerse hidratado bebiendo abundante agua cada día.

Los muchos beneficios de beber agua

El beneficio más evidente y directo de beber agua es no sentir sed, una sensación que todo aquel que haya estado desesperado por beber un caluroso día de verano sabrá lo desagradable que resulta. Sin embargo, beber agua aporta muchos otros beneficios, ya que afecta a nuestro aspecto, nuestra salud física y nuestro bienestar mental.

El agua ayuda a controlar el peso

El agua no aporta calorías y puede ayudarnos a sentirnos saciados, aunque sus beneficios van más allá de esto. Cuando se consume antes de las comidas, se ha demostrado que el agua puede ayudar realmente a reducir el apetito, así como también a quemar más cantidad de las calorías consumidas.1 Otro aspecto genial del agua es que beberla puede aumentar la cantidad de calorías quemadas sin tener que hacer nada más.1 Los estudios han demostrado que beber alrededor de medio litro de agua puede resultar en la quema de 23 calorías adicionales, lo que podría no parecer mucho, pero equivale a aproximadamente 17 000 calorías adicionales al año (o más de 2 kg de grasa).

El agua ayuda a hacer la digestión

El agua ayuda a descomponer los alimentos, los mantiene en movimiento a través de nuestros conductos digestivos y contribuye a que nuestro organismo absorba todos los minerales importantes y otros nutrientes que necesitamos para mantenernos saludables. A medida que el agua se mueve por el estómago y el intestino, evita que la fibra se «atasque», ablanda las heces, reduce el estreñimiento y nos ayuda a eliminar los desechos. No obstante, los momentos en los que se bebe agua también tienen un efecto: beber antes de comer es mejor, ya que si se bebe demasiado pronto después de comer, se podrían diluir los jugos digestivos que ayudan a absorber nutrientes.

El agua mantiene la salud de nuestras articulaciones

La importancia del agua también se extiende a nuestras articulaciones. El agua ayuda a proteger los tejidos, las articulaciones y la médula espinal manteniendo los niveles correctos de hidratación alrededor de las áreas sensibles que son propensas a secarse, como la nariz y los ojos. También protege la sangre, los huesos y el cerebro, y amortigua nuestras articulaciones para reducir los golpes y limitar nuestras posibilidades de lesiones.2

El agua mantiene la piel en excelentes condiciones

Como han demostrado numerosos estudios, el agua es fantástica para nuestra piel.3 Cuando hablamos de nuestro aspecto, nunca podremos destacar suficientemente la importancia de hidratarnos desde dentro hacia fuera. Las erupciones, las imperfecciones y la inflamación son causadas por toxinas y la mejor manera de deshacernos de ellas es enjuagarlas. ¿Cómo lo hacemos? Con agua. Además, el agua también ayuda a transportar oxígeno y nutrientes a las células de la piel para reducir el envejecimiento prematuro, por lo que incluso si considera que está totalmente libre de toxinas, debería seguir tomando los ocho vasos de agua que se recomiendan al día.

¿Cuánta agua debemos beber?

Los beneficios de beber agua son claros, razón por la cual se han establecido entidades benéficas como Lifeplus Foundation para ayudar a paliar los problemas de escasez de agua en países en vías de desarrollo de todo el mundo. Normalmente, se dice que todos deberíamos consumir cerca de ocho vasos de agua al día; aunque esta es una buena pauta, la verdad es que nadie sabe realmente de dónde proviene la cifra. Además, algunas personas pueden necesitar mucha más o menos agua que otras. Si, por ejemplo, tuviera que hacer ejercicio intenso, sudar más y perder más agua a través de la respiración, necesitaría más agua que alguien sentado frente a un ordenador. Del mismo modo, aquellos que residen en climas cálidos deberán consumir más agua que las personas que viven en climas más fríos.

Lo importante es considerar sus necesidades individuales. Esté atento a los signos de deshidratación, como dolores de cabeza y fatiga, o dificultad para concentrarse. Recuerde también que el agua puede tomarse de diferentes formas, por tanto, si no le apasiona el agua en sí, pruebe a darle un toque de sabor. El té, el café y el agua en los alimentos, en especial las frutas y verduras, también cuentan. Como regla general, beba agua siempre que tenga sed y beba la suficiente como para saciarla.

  1. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19661958/ [] []
  2. https://www.ibji.com/blog/orthopedic-care/3-awesome-benefits-of-drinking-water/ []
  3. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4529263/ []