Seleccione el nombre de su país.


Cómo prevenir la meningitis en la adolescencia

Reading Time: 4 minutes

Una dieta saludable y un sistema inmunitario fuerte pueden ayudar a evitar la meningitis

La meningitis es una infección grave que provoca la inflamación del revestimiento del cerebro y la médula espinal. Hay dos tipos de meningitis: viral y bacteriana. La meningitis bacteriana puede poner en peligro la vida. La meningitis viral no suele hacerlo, pero puede dejar algunas secuelas a largo plazo. Existen diversas formas de mantener el sistema inmunitario sano y de prevenir la enfermedad y su gravedad, por lo que, aunque puede ser grave, no tiene por qué ser mortal.

¿Por qué los adolescentes tienen un mayor riesgo de contraer meningitis?

Si bien la mayoría de los casos de meningitis viral se observan en niños menores de 5 años, la meningitis bacteriana es común en personas menores de 20 años, como adolescentes y estudiantes universitarios.1 Estos dos grupos corren un riesgo especial debido a la forma en que se propaga la meningitis. La infección se transmite por contacto estrecho y prolongado y se propaga por medio de gotitas de secreciones respiratorias o de la garganta de los portadores. El hecho de besarse, estornudar o toser a alguien, así como la convivencia con esa persona, aumenta el riesgo. Por lo tanto, la prevención de la meningitis es particularmente importante para estos grupos.

Tratamiento y medidas preventivas contra la meningitis

Los síntomas típicos de la meningitis pueden incluir fiebre con manos y pies fríos, dolor de cabeza, dolor muscular y vómitos o diarrea. Los bebés y los niños pequeños también pueden parecer inquietos, somnolientos o irritables.

El tratamiento de la meningitis bacteriana y la meningitis viral es diferente, pero ambas pueden requerir las mismas pruebas iniciales para confirmar el diagnóstico. Por lo general, la meningitis bacteriana requerirá tratamiento en el hospital con antibióticos, líquidos y oxígeno, mientras que la meningitis viral tiende a mejorar por sí sola y, a menudo, puede tratarse en el hogar.

Existe la posibilidad de vacunarse contra la meningitis2, pero hay otras formas en que los padres pueden proteger a sus hijos de la meningitis, además de la vacunación. Por ejemplo, no dejar que se lleven a la boca los juguetes que comparten, no compartir alimentos ni bebidas y practicar una buena higiene, como lavarse las manos con regularidad.

Prevención de la meningitis con un sistema inmunitario fuerte y una dieta saludable

Enseñar a los niños y adolescentes a cuidar de su cuerpo es una de las mejores maneras de ayudar a prevenir muchas enfermedades, incluida la meningitis. Una buena salud comienza en el interior y hay estudios que demuestran que una dieta sana y equilibrada puede ayudar a fortalecer el sistema inmunitario.3 Esto es especialmente importante para los jóvenes universitarios que se encargan por primera vez de su propia alimentación. Puede que no estén alimentándose bien o que no estén adoptando medidas para asegurar que su dieta contenga todos los micronutrientes necesarios. Puede que les falten vitaminas A y D, así como antioxidantes y ácidos grasos omega-3, que han demostrado que ayudan a mantener la salud.4

Incluya antioxidantes en la dieta de su hijo

Los antioxidantes se pueden encontrar en verduras y frutas frescas.5 Las frutas cítricas, los pimientos rojos, las verduras de hoja verde, el brócoli y el kiwi tienen un alto contenido de vitamina C, lo que contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario.

Los ácidos grasos omega-3 ayudan a disminuir la inflamación

Los ácidos grasos omega-3 DHA (ácido docosahexaenoico) y EPA (ácido eicosapentaenóico) contribuyen a mantener la presión arterial normal y se ha demostrado que ayudan a proteger el sistema inmunitario y a disminuir la inflamación, que es uno de los efectos secundarios de la meningitis.6 Los alimentos con alto contenido de DHA (ácido docosahexaenoico) y EPA (ácido eicosapentaenóico) incluyen los pescados azules como el salmón, el atún y la trucha, así como los mejillones, las ostras, los aceites vegetales y el aceite de linaza.

Probióticos

Un sistema inmunitario fuerte es clave para ayudar a proteger a su hijo o adolescente contra la meningitis y algunos estudios sobre los probióticos y la salud inmunitaria han demostrado que son beneficiosos para fortalecer el sistema inmunitario.7 Se pueden encontrar buenas fuentes de probióticos que se pueden incluir como parte de una dieta saludable en alimentos como el yogur, el tempeh y el chucrut.8

Prevenir la meningitis con vitamina B6

Según un estudio publicado en la revista Experimental Biology and Medicine en 2014, se ha demostrado que la vitamina B6 ayuda al sistema inmunitario, así como al sistema nervioso, lo que dificulta el desarrollo de la meningitis.9 Los alimentos ricos en vitamina B6, como la carne de cerdo, las aves de corral, el pescado, los huevos, los cereales integrales y el arroz integral, deben consumirse en abundancia para que el sistema inmunitario esté sano y pueda prevenir mejor la meningitis.

Evite la comida rápida y el azúcar refinado

La nutrición poco saludable puede promover la inflamación en el cuerpo.10 Como la inflamación es un factor importante en la meningitis, se recomienda hablar con los niños y jóvenes sobre los efectos nocivos de la comida basura y el azúcar y la importancia de tomar decisiones saludables para protegerse.

Tanto el descanso como el movimiento también forman parte de un estilo de vida saludable, y los niños deben hacer mucho ejercicio y descansar para asegurarse de que las reservas de su cuerpo se encuentren en óptimas condiciones.11

Formas de prevenir la propagación de la meningitis

Siempre se debe consultar a un médico si se sospecha que existe un caso de meningitis o si usted o su familia han estado en contacto con una persona enferma, pero es mejor, por supuesto, hacer lo que se pueda para evitar enfermar en primer lugar. Seguir buenas normas de higiene, como las que se enumeran a continuación, es una de las mejores maneras de prevenir las infecciones por gérmenes que pueden causar meningitis:

• Lavarse las manos durante 20 segundos después de las reuniones sociales, antes de las comidas y después de ir al baño. También es aconsejable lavarse las manos después de ir de compras, ir a un restaurante o viajar en transporte público, porque la propagación de la enfermedad normalmente se genera cuando nos ponemos las manos en la boca y en la cara.
• No compartir artículos personales como bebidas, comida, bálsamo labial, cepillos de dientes
• Recordar a los adolescentes no intimar físicamente con alguien que parezca estar enfermo, o durante una epidemia de meningitis en el colegio o la universidad.
• Toser y estornudar en el codo (o en un pañuelo de papel) y, a continuación, lavarse las manos inmediatamente.

  1. https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/meningitis/symptoms-causes/syc-20350508 []
  2. https://www.cdc.gov/vaccines/vpd/mening/public/index.html []
  3. https://www.hsph.harvard.edu/nutritionsource/nutrition-and-immunity/ []
  4. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2906676/ []
  5. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27881064/ []
  6. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3257651/ []
  7. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4006993/ []
  8. https://www.health.harvard.edu/staying-healthy/how-to-get-more-probiotics []
  9. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24903161/ []
  10. https://www.health.harvard.edu/staying-healthy/foods-that-fight-inflammation []
  11. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30920354/ []