Seleccione el nombre de su país.

country icon
country icon


Qué pueden hacer los padres para favorecer el desarrollo del sentido del equilibrio en sus hijos

Reading Time: 3 minutes

La emoción de los bebés que se sientan o gatean por primera vez.  La increíble sensación de ver cuando los niños pequeños dan sus primeros pasos o montan por primera vez en un triciclo.  El asombro que sienten cuando dan una voltereta o montan en una bici de dos ruedas.

Estos momentos trascendentales no solo emocionan enormemente a los padres, sino que también son señales de un desarrollo saludable del sentido del equilibrio, las habilidades motrices y el sistema neurológico de los más pequeños.

El sentido de equilibrio de un niño puede estimularse fácilmente en todas las etapas del desarrollo.  Entender la importancia de este aspecto de su crecimiento en combinación con el uso de una serie de formas para fomentar su progreso puede contribuir a mejorar su salud física y mental.

¿Por qué es importante el desarrollo del sentido del equilibrio en los niños?

El equilibrio puede desarrollarse de forma natural en los niños.  Una etapa lleva a la siguiente, y cada una se basa en la anterior para ampliar nuestra capacidad física.

Por ejemplo, las etapas del desarrollo de un equilibrio saludable para un niño pequeño son:

            – acostarse sobre el vientre

            – gatear

            – sentarse

            – deslizarse

            – ponerse de pie

            – caminar

Todas estas etapas vitales contribuyen a un sentido general del equilibrio, y saltarse una de ellas puede tener consecuencias para su desarrollo, como dificultades con ciertos movimientos físicos o menos confianza cuando juegue con otros niños.

Además, hay dos tipos específicos de equilibrio:

  • Equilibrio estático: mantener el cuerpo estable mientras se está inmóvil (por ejemplo, permanecer de pie sobre una pierna)
  • Equilibrio dinámico: la capacidad de correr, saltar, jugar y realizar movimientos

Cuando estos tipos de equilibrio se desarrollan correctamente, los resultados incluyen importantes beneficios para la salud, como:

            – sentido de conciencia corporal personal y espacio corporal

            – mejora de las habilidades motoras

            – desarrollo neurológico, en particular la formación de vías neuronales

            – confianza en las interacciones sociales

            – participación en deportes y afición por las actividades físicas

            – prevención de lesiones

Todo eso significa que cruzar con seguridad un tronco caído durante una excursión o probar la barra de equilibrio en el parque puede ser muy beneficioso.

Cómo contribuir al desarrollo del equilibrio en los niños

Aunque muchos niños pueden desarrollar de forma natural el sentido del equilibrio, las condiciones de vida actuales pueden promover inconscientemente una forma de vida sedentaria y un exceso de tiempo frente a la pantalla, lo que puede afectar a este crecimiento tan necesario.

Para favorecer el sentido del equilibrio, las habilidades motoras, la salud neurológica y una socialización con confianza en los niños, pruebe lo siguiente:

            – tumbar a los bebés sobre la barriga

            – una bicicleta sin pedales para niños pequeños

            – tablas de balanceo y juegos de equilibrio para niños en edad escolar

Y tenga en cuenta que en lo que respecta al sentido del equilibrio hay que encontrar un equilibrio (valga la redundancia). 

Nuestro impulso de proteger a los niños y evitar que se hagan daño es algo innato en los padres, pero permitir que participen en actividades donde puedan explorar cosas nuevas de forma segura puede ayudarles a descubrir sus capacidades, así como a aprender las consecuencias naturales y normales del movimiento.  La supervisión por parte de los adultos, así como medidas de seguridad como cascos y equipos de protección, pueden ayudar a fomentar el crecimiento de los niños de forma controlada.

El equilibrio es importante en todas las etapas de la vida.  Ya sea para el desarrollo de los niños que empiezan a moverse como para la prevención de problemas en la tercera edad, las actividades de equilibrio pueden favorecer el bienestar general durante toda nuestra vida.