Seleccione el nombre de su país.

country icon
country icon


Cinco razones por las que es importante fomentar un estilo de vida infantil activo

Reading Time: 2 minutes

Una infancia activa es beneficiosa para el bienestar físico, mental y social. Favorece la salud ósea, mejora las defensas, controla el estrés y fomenta las relaciones con los demás. 

Por no mencionar que puede ser muy divertido.

Sin embargo, las nuevas generaciones se están enfrentando a una pandemia mundial que limita el número de personas con las que pueden relacionarse, a un aumento de las normas y regulaciones sociales, y a una enorme variedad de dispositivos y tecnologías. Todo esto puede favorecer un estilo de vida más sedentario que el de generaciones anteriores.

Pero aunque pasar menos tiempo en movimiento sea ya algo habitual, no es precisamente muy saludable. 

Un estilo de vida sedentario puede provocar desde obesidad infantil hasta diabetes en la edad adulta, lo que significa que fomentar la práctica de actividades físicas diarias durante la infancia puede ser esencial para un crecimiento y un desarrollo adecuados en la edad adulta.

Veamos por qué es importante fomentar un estilo de vida activo en los niños.

1. Contribuye a mejorar la salud.

No es de extrañar que un modo de vida activo sea saludable, pero específicamente ayuda al crecimiento físico, ya que mejora:

            – el sistema inmunitario

            – la salud ósea

            – la regulación de la glucemia

            – el control del peso

            – la energía

            – la digestión

            – el sueño

            – el equilibrio del estado anímico

2. Estimula la salud mental.

Cuando llegamos a la cima, marcamos nuestro primer gol o descubrimos una nueva pasión, son momentos que significaron algo importante en nuestra vida, y también en la de los niños.

La confianza, la autoestima, el valor y la perseverancia son cualidades esenciales que la actividad física puede desarrollar en los niños y que pueden acompañarles el resto de su vida.

3. Un estilo de vida activo en la edad adulta es más fácil de mantener si se inicia en la infancia.

Cuando los niños crecen practicando actividades físicas a diario, llevar un estilo de vida activo les resultará simplemente algo natural.

De adultos, esta base nos permitirá seguir siendo activos incluso cuando se nos presenten contratiempos en nuestra vida.

4. Fomenta una socialización sana.

Un estilo de vida activo nos permite conocer gente nueva y vivir experiencias que nos permiten desarrollar nuestras relaciones personales.

Correr con los amigos del vecindario, aprender un deporte con un grupo diferente de niños y estrechar lazos con la familia durante un paseo es beneficioso para la salud física, mental y social del niño.

5. Motivar a los niños nos inspira para ser buenos modelos de conducta.

Sí. Los niños son pequeñas esponjas que escuchan lo que decimos y observan lo que hacemos, así que téngalo en cuenta cuando intente dar ejemplo de la importancia de llevar una vida activa.

Muéstreles lo que ha aprendido en el gimnasio, enséñeles un deporte que le guste, lléveles a que le animen durante esa carrara de 5 km que corre todos los años… todo ello les inculcará la pasión por la actividad física y le permitirá crear vínculos con ellos.

Piense en la actividad física que practican sus hijos. ¿Podría inspirarles para que lleven una vida más activa?