Seleccione el nombre de su país.

K. Schmitt - Socio de Lifeplus independiente


La importancia de buscar el equilibrio en la dieta

Reading Time: 3 minutes

La cantidad de planes alimentarios disponibles es amplia y cubre una gran variedad de principios en función de los objetivos y las opciones de estilo de vida. Dietas vegetarianas, veganas, keto, paleo, de ayuno intermitente… No es de extrañar que sean confusas. Lo que puede complicarlo aún más es que, a menudo, estas dietas se centrarán en uno de los tres macronutrientes principales (carbohidratos, proteínas o grasas). Y el caso es que funcionan. Muchos estudios han indicado que las dietas bajas en carbohidratos pueden ayudar a perder peso y que las dietas altas en proteínas ayudan a desarrollar músculo.1

El éxito no siempre equivale a equilibrio

Pero aunque estas dietas le ayuden a lograr sus objetivos de desarrollar músculo o perder peso, a veces lo hacen a expensas de otros factores relacionados con la salud. Seguro que se puede perder peso al privarse de carbohidratos, pero estudios han demostrado, por ejemplo, que una dieta muy baja en carbohidratos puede ser difícil de seguir y causar malestar digestivo en algunas personas.2

¿Realmente vale la pena?

Logre sus objetivos Y cuide su salud

Una dieta equilibrada permite alcanzar objetivos, ya sea la pérdida de peso, el desarrollo muscular o algún otro, pero de una manera saludable que asegura la obtención de todos los nutrientes necesarios para un estilo de vida saludable. Aunque limitar ciertos macronutrientes puede tener los resultados previstos, para mantener una dieta equilibrada se necesitan los tres, así como una amplia gama de micronutrientes, vitaminas y minerales.

La dieta equilibrada perfecta para usted

La dieta equilibrada perfecta es adecuada, sostenible y efectiva, además de garantizar las proporciones correctas de nutrientes que necesita el organismo. Puede que la mejor dieta para otra persona no lo sea para usted. Si una persona necesita perder peso y la otra ganarlo, por ejemplo, se necesitarán proporciones distintas de ciertos tipos de alimentos.

Cómo llevar una dieta equilibrada

Sin una nutrición equilibrada, el organismo será más propenso a padecer enfermedades, infecciones y fatiga, y no funcionará de manera óptima. Sin embargo, una dieta equilibrada brindará los nutrientes que necesita para funcionar de manera efectiva.

Una dieta equilibrada y saludable constará de los tres macronutrientes: proteínas, carbohidratos y grasas, además de vitaminas, minerales y antioxidantes. Asimismo, está compuesta por una amplia variedad de frutas, verduras, cereales, lácteos y alimentos ricos en proteínas:

Las frutas son nutritivas y pueden satisfacer el deseo de ingerir azúcar. Céntrese en los frutos del bosque, los limones, las limas, el melón y la sandía para obtener una opción más baja en azúcar.

Las verduras son una gran fuente de vitaminas, minerales y antioxidantes. Las verduras de hojas verdes y oscuras, como la espinaca, la col rizada y el brócoli, son particularmente ricas en nutrientes, pero para obtener el mayor beneficio intente ingerir verduras de distintos colores.

Los cereales de grano entero o integrales proporcionan vitaminas, minerales y fibra adicionales y pueden ser excelentes como aditivo de sabor y textura en los platos. El arroz integral, la avena y el pan integral son buenos ejemplos.

Los lácteos, como la leche y el queso, proporcionan nutrientes necesarios para nuestro organismo como la proteína, el calcio y la vitamina D. Quienes lleven una dieta vegana pueden sustituirlos por leches vegetales como las de soja, avena, coco o almendra, que a menudo llevan calcio y otros nutrientes añadidos.

Los alimentos ricos en proteínas incluyen carne, huevos, pescado, alubias y legumbres. Para aquellos que llevan una dieta vegana, el tofu y las alubias son grandes ejemplos de fuentes de proteína vegetal.

Qué evitar

En una dieta equilibrada es tan importante lo que no se ingiere como lo que se ingiere. Los alimentos altamente procesados añaden azúcares y sales, harinas refinadas, alcohol y grasas trans que no aportan ningún beneficio y sí pueden introducir calorías innecesarias en nuestras dietas. El problema es su carácter procesado. Por ejemplo, las frutas son altas en azúcares, pero son azúcares naturales que proporcionan fibra y otros nutrientes, lo que significa que es menos probable que causen un aumento súbito de los niveles de azúcar y, por el contrario, sí impulsarán el suministro de vitaminas, minerales y antioxidantes esenciales para el organismo.

Lograr los objetivos dietéticos personales manteniendo la salud debería ser siempre nuestro objetivo principal. De esa manera, podemos estar seguros de que el organismo recibe todas las vitaminas, minerales y nutrientes que necesita sin dejar de disfrutar de alimentos sabrosos y de sentirnos bien con nosotros mismos, tanto por dentro como por fuera.

  1. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/j.1748-1716.1967.tb03720.x []
  2. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30408717/ []