Seleccione el nombre de su país.

K. Schmitt - Socio de Lifeplus independiente


Jardinería y bienestar

Reading Time: 4 minutes

Por qué la jardinería es buena para nosotros y cómo cosechar sus recompensas

Algunas personas aman la jardinería y la consideran un agradable pasatiempo. Otros la ven como una tarea necesaria. Con independencia de nuestro punto de vista, los ávidos jardineros y los jardineros a tiempo parcial estarán encantados de saber que esta tarea y el bienestar están muy estrechamente relacionados. Ya sea porque nos ofrece la posibilidad de escapar de la oscuridad y la monocromía del invierno o porque nos ilusione ver germinar en primavera las semillas y bulbos que hemos plantado, la jardinería tiene una serie de ventajas que hasta ahora tal vez haya dado por sentadas, o quizá ni siquiera haya advertido.

La jardinería es algo más que una afición reservada a jubilados, pensionistas y abuelas; la han adoptado también adultos jóvenes y un número cada vez mayor de programas escolares se están expandiendo hacia la jardinería y las ventajas que ofrece. Aplicaciones populares para teléfonos inteligentes como Plant Snap, blogs como You Grow Girl y hashtags virales como #citygarden y #growyourfood están incentivando a los adultos más jóvenes a llevar sus manos a la tierra. Dado que la jardinería y el bienestar van de la mano, esto solo puede traer cosas buenas.

Jardinería para la salud mental

La jardinería es buena para su salud física, mental y social, y la ciencia demuestra que es cierto.

Un metanálisis puso de relieve los beneficios de la jardinería entre los que se incluían reducciones en los sentimientos de ansiedad y depresión. Las personas que practican la jardinería presentaban índices de masa corporal (IMC) inferiores, que es el estándar de referencia en el análisis de peso saludable. Los jardineros experimentaron un aumento de la satisfacción con la vida en general, una mejora de la calidad de vida y un mayor sentido de la comunidad.1

Aparte de la salud cerebral, la jardinería contribuye a mejorar la salud mental. Ayuda a combatir el estrés e incluso se ha demostrado que es más relajante que leer u otras aficiones. También aporta belleza estética a un espacio. Cuando nuestros hogares, barrios y ciudades son hermosos, afecta a nuestra calidad de vida.

Sin embargo, las mejoras cognitivas y en la salud cerebral son solo algunas de las ventajas que experimentan los jardineros. Investigadores de Australia siguieron a casi 3000 personas mayores de 60 años durante 16 años para comprender mejor qué factores de estilo de vida contribuyeron a la aparición o a la prevención de la demencia. La jardinería diaria fue uno de los factores de prevención más notables para los participantes.2

Beneficiosa para el medio ambiente

La jardinería o el «cultivo autosuficiente» contribuyen a mejorar la ética ambiental. Los recursos utilizados en la agricultura de masas contribuyen a la degradación global del medioambiente. Estos recursos también hacen referencia a los combustibles utilizados para transportar alimentos, los plásticos para recipientes, los pesticidas de seguridad cuestionable y la calidad nutricional de los productos recogidos no maduros, enviados a largas distancias y almacenados durante periodos mucho más largos entre la recogida y el consumo que en generaciones anteriores. También contribuyen a cambios fundamentales en el contenido nutricional de frutas, verduras, cereales, semillas y frutos secos. Si puede compensar algo de eso con tan solo un jardín de hierbas en la ventana de una cocina, está ayudando al medio ambiente, así como a su base nutricional y la de su familia. Y existe la ventaja añadida de saber de dónde proceden sus alimentos. Proporciona la comodidad de conocer la agricultura a un micronivel.

El vínculo entre la jardinería y el bienestar

La falta de exposición a la naturaleza es de proporciones epidémicas en el mundo desarrollado. Los defensores de obtener más «vitamina N» (la «n» significa «naturaleza») dicen que incluso ir a pequeños parques urbanos es una actividad importante que permite salir al exterior sin necesidad de realizar una larga caminata a una reserva forestal lejana. La jardinería es un pequeño microcosmos del mundo natural y tiene el elemento añadido de la interactividad. Mientras que un paseo por el bosque es maravilloso para los sentidos de la vista, el olor y el sonido, la jardinería añade el elemento práctico.

Otra prueba de la relación entre la jardinería y el bienestar es que proporciona una mayor exposición a la vitamina D, que ayuda a aumentar su inmunidad y contribuye a mejorar la salud mental. Además, el contacto directo del cuerpo con la tierra nos conecta con el campo electromagnético natural del planeta, que probablemente sea el mejor antídoto para el electrosmog de las redes Wi-Fi, el teléfono móvil y el 5G, así como para el CEM no nativo generado por nuestra enorme red eléctrica global y los circuitos que la llevan a prácticamente todo el mundo.

Jardinería como ejercicio

Puede que no sea la forma más obvia de hacer ejercicio, ¡pero la jardinería también cuenta! Aunque la mayoría de los tipos de jardinería no le harán sudar como salir a correr o nadar, pueden ayudarle a mantenerse en forma practicando la flexibilidad y la agilidad.

Agacharse para tirar de la maleza, flexionarse para sembrar una semilla y girar el torso para apilar tierra alrededor de una planta son solo algunos de los movimientos funcionales que fomenta la plantación.

Se asombrará del hambre que sentirá tras unas horas de jardinería, que solo será indicio de las calorías que ha quemado.

  1. Soga, Masashi, et al. «Gardening Is Beneficial for Health: A Meta-Analysis». Preventive Medicine Reports, vol. 5, 2017, pp. 92–99. doi:10.1016/j.pmedr.2016.11.007. []
  2. Simons, Leon A, et al. «Lifestyle Factors and Risk of Dementia: Dubbo Study of the Elderly». Medical Journal of Australia, vol. 184, n.º 2, 2006, pp. 68–70. doi:10.5694/j.1326-5377,2006. tb00120.x. []