Seleccione el nombre de su país.


La vida sostenible y cómo afecta a nuestro bienestar

Reading Time: 4 minutes

Un estilo de vida sostenible implica, en esencia, considerar cómo nuestras acciones afectan al medio ambiente y hacer todo lo que está en nuestra mano para reducir nuestro impacto en el planeta.

Está claro que un estilo de vida sostenible supone un impacto positivo en el medio ambiente, pero es posible que no sepa que también ayuda a mejorar nuestra salud mental y fisiológica.

Existen vínculos indudables entre la vida sostenible y nuestra salud y bienestar. A continuación se muestran algunas de las formas en las que un estilo de vida más sostenible puede mejorarlos:

Bienestar físico

Las prácticas sostenibles pueden beneficiar no solo al medio ambiente, sino también a nuestra salud física. Por ejemplo, si decide caminar o montar en bicicleta en lugar de desplazarse en coche, no solo reducirá la cantidad de contaminación que entra en la atmósfera, sino que además mejorará su forma física: el impacto positivo en su huella de carbono conlleva también una mejora de la salud física.

Por supuesto, no todo el mundo puede caminar o montar en bicicleta. Puede encontrarse demasiado lejos de su destino, o bien su salud puede impedirle viajar de esta manera. Si este es el caso, existen otras formas de reducir su huella de carbono y aumentar su bienestar físico al mismo tiempo. Una de ellas es comenzar a analizar sus hábitos alimentarios en profundidad. Los alimentos basados en plantas tienen una huella de carbono mucho menor que los productos de origen animal. Por tanto, el hecho de llevar una dieta más vegetariana basada en nutritivas frutas y verduras no solo apoyará el medio ambiente, sino que también le hará consumir alimentos ricos en minerales, vitaminas y proteínas que su cuerpo necesita.

Bienestar social

Trabajar para lograr un estilo de vida sostenible requiere un esfuerzo social a gran escala. Puede compartir información e ideas con amigos y familiares, hacer voluntariado y establecer conexiones en su comunidad local. A medida que conozca personas con ideas afines y objetivos e intereses similares, su círculo social y su red de apoyo crecerán de manera natural.

Bienestar mental

La mayoría de nosotros sentiremos o experimentaremos estrés en algún momento, y los estudios han demostrado que una de las mejores maneras de lidiar con él es estando en contacto con la naturaleza.1 Al mantener la calidad de nuestro entorno llevando una vida sostenible, nos aseguramos de que este siga ahí para poder disfrutarlo. Puede optar por dar un paseo en bicicleta por el campo o disfrutar de una caminata por el bosque. Incluso podría hacer un pícnic en el campo y sentarse a disfrutar de la cálida brisa del verano. ¿Y por qué no hacer acampada en sus próximas vacaciones? Esta también es una buena forma de experimentar la naturaleza en todo su esplendor, sin tener que depender de la electricidad, hoteles, televisores o coches.

Bienestar medioambiental

El bienestar medioambiental implica prestar especial atención al espacio que le rodea. Podría ser su trabajo, hogar, escuela, o en una escala más amplia, el planeta. Piense en cómo su entorno influye en su salud física y mental. ¿Le genera ansiedad estar en un ambiente desordenado en el que las cosas almacenan polvo? Según algunas investigaciones, el desorden puede provocar estrés, ansiedad y angustia.2 El orden puede, literalmente, contribuir a lograr un estado mental más sano. Muchas personas que tratan de vivir de una manera sostenible también han optado por llevar un estilo de vida más minimalista. Optando por comprar solamente lo que se necesita, será más sencillo disfrutar de un ambiente recogido y libre de estrés.

Bienestar intelectual

La ignorancia no es felicidad cuando se trata de vivir de forma sostenible. Si conocemos el impacto de nuestras acciones, somos capaces de llevar una vida más proactivamente sostenible. Dedicar tiempo y esfuerzo a leer artículos sobre sostenibilidad le ayudará a promover su bienestar intelectual. Asimismo, le ayudará a aprender a tomar decisiones informadas a nivel comunitario e individual y a cómo hacer cambios positivos en el medio que le rodea. Se nos han facilitado algunas formas de crear un impacto positivo a través de una vida sostenible, como es el caso del reciclaje; solo tenemos que aprender a usarlas.

Bienestar financiero

Una de las cosas más estresantes de la vida es preocuparse por el dinero. Afortunadamente, muchos comportamientos sostenibles pueden ayudarle a ahorrar. Por ejemplo, hacer pequeños cambios en su hogar, como fijar un grifo con fugas o colocar burletes en las puertas para no poner tanto la calefacción, puede reducir el importe de sus facturas.

Una gran parte de la vida sostenible también implica no comprar todo nuevo. El ejemplo más evidente sería la ropa. En lugar de ir de compras cada vez que le apetezca tener un nuevo conjunto, puede ver lo que hay disponible en tiendas de beneficencia o pedir algo de ropa prestada a un amigo. Otra gran forma de tener un impacto positivo es reduciendo la cantidad de plástico que tira. Antes de salir intente recordar llenar una botella de agua y llevarla con usted para no tener que comprar una bebida. Esto no solo reduce la cantidad de desechos plásticos, sino que también ayuda a su bolsillo, ya que no tendrá que gastar tanto en algo básico como mantenerse hidratado.

La sostenibilidad puede aplicarse en la medida que queramos a cualquier área de nuestra vida. Aunque es posible que sienta que sus acciones individuales no tendrán un impacto significativo, si todo el mundo hace aunque sea un pequeño cambio, el impacto a gran escala será enorme.

  1. https://www.annualreviews.org/doi/abs/10.1146/annurev-environ-012312-110838 []
  2. https://www1.racgp.org.au/newsgp/clinical/what-does-clutter-do-to-your-brain-and-body []