Seleccione el nombre de su país.


Estrés positivo

Reading Time: 3 minutes

¿Puede el estrés ser bueno?

La mayoría de nosotros ha crecido pensando que el estrés es malo. Al fin y al cabo, cuando hablamos de estrés, se suele relacionar con algo malo. Esto es lo que se conoce como «estrés negativo». Es esa sensación desagradable de estar fuera de control o ser incapaz de afrontar los problemas, lo que puede llevar al miedo, a la ansiedad y a enfermedades mentales y físicas.

Sin embargo, ¿sabía que el estrés también puede ser beneficioso para mantener un estado mental saludable? Algunos estudios muestran una respuesta positiva a ciertos tipos de estrés.1 Nuestros cuerpos son extraordinarios a la hora de ayudarnos a sobrevivir y, en ciertas circunstancias, el estrés puede ser realmente bueno. Nos permite afrontar los desafíos y completar las tareas cuando nos sentimos bajo presión, y desencadena nuestro instinto de luchar o huir, que nos obliga a gestionar lo que debemos hacer o escapar de lo que nos podría causar daño.

Convertir el estrés negativo en estrés positivo: el eustrés

Puede que nuestros cuerpos no reconozcan el estrés positivo (conocido como eustrés) inmediatamente y puede que nuestra primera respuesta a una situación estresante no se sienta positiva. Sin embargo, el estrés positivo y el negativo pueden ocurrir a la vez y, en ese caso, los estudios han demostrado que es más probable que domine el estrés positivo.2 Existen otros factores que también pueden influir en nuestra capacidad para responder al estrés de forma positiva:

• Mantener un sistema de creencias con esperanza, expectativas y una perspectiva positiva en la vida
• La confianza en nosotros mismos y nuestra capacidad para gestionar los factores estresantes
• Esperar lo mejor de nosotros mismos, en lugar de lo peor
• La expectativa de una recompensa por afrontar una situación estresante

Los beneficios del eustrés

El eustrés tiene la capacidad de provocarnos una sensación de euforia en lugar de una sensación negativa. Cuando termine la situación estresante, su sistema de estrés interno se relajará y volverá a un estado mental saludable. En esencia, el estrés positivo puede ayudarle a completar las tareas de forma eficaz cuando se encuentra bajo presión. Algunos ejemplos de situaciones en las que puede ser útil son: al participar en una competición deportiva, durante una prueba o un examen, al planear una boda, en un viaje, durante una mudanza o al intentar cumplir con un plazo importante.

Aprovechar el estrés positivo

Para seguir manteniendo su estrés positivo y garantizar el equilibrio de su salud fisiológica, es importante realizar un seguimiento habitual y controlar sus niveles de estrés. Recuerde en todo momento la importancia de mantenerse positivo y refuerce la confianza en sí mismo con frases como «Puedo hacerlo» o «No me supone ningún problema». Si le cuesta trabajo, tómese un momento para meditar o respirar profundamente.

La organización también es importante para evitar que se sienta abrumado y cometa errores que podrían convertir su estrés positivo en estrés negativo. Si le cuesta organizarse, trate de hacer listas de todo lo que tiene que hacer estableciendo prioridades. Si trabaja en algo importante, haga una copia de seguridad siempre para evitar el estrés potencial de que se pierda cualquier cosa, y si el estrés le está afectando emocionalmente, concéntrese en el cuidado personal y elabore un plan. Recuerde incluir descansos habituales, con tiempo para relajarse, y siempre reservar tiempo para dormir y descansar. Incluya tiempo para alejarse de sus tareas y tomarse un respiro o hacer ejercicio ligero. Y, por último, asegúrese de seguir una dieta sana y equilibrada, además de beber mucha agua para hidratarse.

Si aprovecha el estrés positivo de esta manera, verá que en poco tiempo puede realizar sus tareas con mayor facilidad y sin tanta ansiedad.

  1. https://www.healthline.com/health/benefits-of-stress-you-didnt-know-about []
  2. http://www.idosi.org/wjms/11(2)14/6.pdf []