Seleccione el nombre de su país.


6 secretos para mantener un nuevo hábito

Reading Time: 4 minutes

Un hábito es algo que podemos hacer de manera casi automática y sin pensar, pero, en ocasiones, aquello que queremos convertir en un hábito puede parecer más una tarea. ¿Por qué sucede esto? Todos nos fijamos metas, lo cual está muy bien, pero aunque tengamos la mayor voluntad del mundo, la mayoría de las veces no logramos comprometernos el tiempo suficiente para poder completar estos objetivos. No se preocupe, porque nuestros seis consejos prácticos le ayudarán a mantenerse en un estado mental saludable y a aumentar su concentración y motivación, así como a ponerle en la senda para alcanzar sus objetivos y convertirlos en hábitos fáciles de mantener.

1 – Empiece con objetivos pequeños

Cuando tratamos de lograr una nueva meta puede ser tentador centrarse en el resultado final e intentar llegar a él lo más rápido posible. Esto es completamente normal: querer lograr lo que nos proponemos es un rasgo de la naturaleza humana. Sin embargo, si nos centramos en el objetivo final en lugar de dividirlo en pequeñas metas es más probable que no tengamos éxito. Un buen ejemplo de esto es cuando se decide perder peso. Si se centra en su objetivo final es posible que pase de cero a cien eliminando de su dieta los alimentos poco saludables de la noche a la mañana y pasando de no hacer ejercicio a entrenar en el gimnasio varios días a la semana. El problema de hacer esto es que requiere una enorme fuerza de voluntad y, si se queda sin ella, es más probable que abandone por completo.

En lugar de hacer esto, trate de empezar con pequeñas metas para que no sea necesario hacer un esfuerzo adicional, y siga creando su hábito a partir de ahí. Por ejemplo, en lugar de cambiar toda su dieta de manera repentina, intente incluir una pieza más de fruta cada día. Después de una semana, trate de cambiar su almuerzo a una ensalada o una sopa saludable. La semana siguiente, añada más verduras a la hora de cenar. Al hacer estos pequeños cambios, los grandes cambios que tenía previstos al principio se habrán logrado sin que apenas se dé cuenta.

2 – Haga las cosas de una en una

Es difícil construir hábitos, así que no trate hacer más de una cosa nueva a la vez. Por ejemplo, si su objetivo final es perder peso, trate de centrarse solo en una manera de conseguir esto en los primeros días. En lugar de cambiar completamente su dieta y su rutina de ejercicio, quizás podría centrarse primero en la alimentación. Esto requerirá la suficiente fuerza de voluntad y esfuerzo para reducir su ingesta de calorías sin tener que buscar más fuerza de voluntad para ir también al gimnasio. Después de unas semanas, cuando se haya acostumbrado a comer menos, podría introducir su nuevo hábito e intentar incluir un poco más de ejercicio en su plan.

3 – Asegúrese de que tiene propósitos claros

Este no es el momento de ser perezoso. Si su objetivo es ir al gimnasio más a menudo, decida cuándo va a ir y qué va a hacer. Si sabe, por ejemplo, que el lunes asistirá a una clase de Pilates a las 9:00 a.m, el miércoles correrá en la cinta durante 20 minutos después del trabajo y el viernes irá a nadar 30 minutos a primera hora de la mañana, tendrá una idea clara de cuándo y qué tiene que hacer para conseguir su meta. Si sólo dice que va a ir más al gimnasio, no hay un compromiso real tangible y será mucho más fácil posponerlo, que los días pasen y no logre su objetivo.

4 – Sea responsable

Hay estudios que han demostrado que observar el comportamiento y los hábitos de otra persona puede tener una gran influencia en los suyos propios.1 Por esta razón, puede ser beneficioso encontrar un compañero que trabaje junto a usted para establecer un hábito positivo. No solo será consciente de sus acciones, sino que también tendrá a alguien que le motive y anime a alcanzar el mismo objetivo que usted le está viendo lograr. Este compañero podría ser un amigo, una pareja o incluso alguien que haya conocido a través de las redes sociales.

5 – Recompense sus logros (incluso los pequeños)

Nunca subestime el esfuerzo que se requiere para mantener un nuevo hábito. Incluso si el hábito parece relativamente pequeño en comparación con lo que otros hacen, usted está corriendo su propia carrera y siempre debe recompensarse por cualquier progreso que haya realizado, independientemente de lo pequeño que sea. Recompensarse activa el circuito de recompensa de su cerebro responsable de emociones como el orgullo o la realización personal, que le capacitan a mantener su hábito e incluso tener mayores éxitos en el futuro.2

6 – Prepare su entorno para el éxito

Esfuércese por que su entorno se adapte a sus objetivos deseados. Por ejemplo, si tiene el hábito de revisar su teléfono móvil todas las noches antes de irse a dormir, no decida simplemente no hacerlo, sino que trate de poner su cargador en otra habitación para no llevarse el teléfono a la cama. Si utiliza la alarma del móvil para despertarse, compre un despertador tradicional. Del mismo modo, si desea acostumbrarse a leer más libros, asegúrese de dejar libros en los lugares donde suele sentarse a relajarse, como la cama o el sofá. De esta forma, será menos probable que encienda el televisor.

Aunque estos consejos no garantizan que sus metas se conviertan en un hábito, le pondrán en la mejor posición para alcanzar el éxito. Mantener la motivación y un buen autocontrol y adaptar los nuevos comportamientos a los hábitos diarios siempre será difícil. Si sigue estos consejos estamos seguros de que podrá hacerlo.

  1. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/bdm.408 []
  2. https://academic.oup.com/cercor/article/18/4/898/282183?login=true []