Seleccione el nombre de su país.


Los pies: la base del movimiento

Reading Time: 3 minutes

La salud de nuestros pies es algo que damos muy fácilmente por sentado, ya que los usamos a diario y ni siquiera pensamos en ellos. A menudo, solo les prestamos verdadera atención cuando algo va mal con nuestros pies. Esto no les hace ninguna justicia a nuestros pies, ya que son la verdadera la base del movimiento.

Mantener los pies fuertes y en buen estado de salud es importante para asegurarnos movimientos adecuados: no solo nos permiten avanzar, sino que son lo que nos mantienen de pie. Sin nuestros pies sería muy difícil mantener el equilibrio.

Asegurar una condición óptima para nuestros pies es esencial para garantizar una base sólida para todo nuestro cuerpo y todo nuestro movimiento.

Todo está en impulsarse hacia delante

Caminar es uno de los movimientos humanos más básicos. Cuando un bebé da sus primeros pasos, todos los celebramos, pero una vez conseguidos, generalmente nos olvidamos de ellos. Nadie celebra los pasos que vienen más adelante: cuando ya estamos en marcha, damos por hecho que, a menos que algo salga mal, nos mantendremos así. Esos primeros pasos son los que se celebran porque marcan el momento en que nuestro viaje por la vida comienza verdaderamente. Es el momento en que aprendemos un complejo conjunto de movimientos que nos permiten llegar del punto A al punto B.

Una vez que dominamos los fundamentos, podemos aprender a correr, saltar y mucho más, pero caminar es lo que establece el proceso diario de movimiento hacia delante. Utilizamos nuestros pies todos los días de nuestra vida, incluso cuando nuestro estilo de vida es bastante sedentario y rara vez participamos en alguna sesión de entrenamiento intencionalmente; seguimos caminando para ir al baño, a la cocina a por comida o simplemente para desplazarnos de un lugar al otro.

¿Y el equilibrio?

Caminar es algo más que movimiento. También es importante, si no más, el equilibrio. De hecho, el 80 % del acto de caminar implica simplemente mantener el equilibrio sobre un pie, una y otra vez. Los estudios han demostrado, sin embargo, que nuestro equilibrio está empeorando y está generando caídas peligrosas cada vez más frecuentes en todos los grupos de edad.1 Una de las razones podría ser que llevamos vidas cada vez más sedentarias, donde la falta de movimiento es más habitual y, por tanto, tenemos menos oportunidades de practicar el equilibrio. Afortunadamente, hay cosas que todos podemos hacer para mejorar nuestro equilibrio y reducir el riesgo de caídas o lesiones; algunos sencillos ejercicios de equilibrio que pueden realizarlos todos los grupos de edad:2

Caminar lateralmente: manténgase de pie con los pies juntos, dé un paso lateral de forma lenta y controlada y, después, acerque el otro pie.

Practicar los pasos talón-punta: manténgase en posición vertical y coloque el talón derecho en el suelo justo delante de los dedos del pie izquierdo. A continuación, haga lo mismo con el talón izquierdo asegurándose de mirar hacia delante mientras lo hace.

Mantenerse sobre una pierna: frente a una pared para conseguir mayor estabilidad, estire los brazos hacia delante con los dedos tocando la pared. Levante una pierna, manteniendo las caderas niveladas y flexionando ligeramente la pierna opuesta. Mantenga la posición durante unos segundos y, a continuación, vuelva a colocar el pie suavemente sobre el suelo. Cambie de pierna y repita.

Unos pies fuertes pueden limitar el dolor en otras partes

Muchos de nuestros sistemas corporales están conectados. A menudo, el dolor de caderas, cuello, espalda o rodillas, por ejemplo, podría estar relacionado con un problema derivado de los pies. La movilización de los pies podría reducir el dolor que se experimenta en otras partes del cuerpo. La investigación ha descubierto, por ejemplo, que el dolor de un pie puede estar asociado al dolor de ambas rodillas o de la del mismo lado, y que liberar la tensión o la rigidez en la fascia plantar (talón) puede ayudar a reducir síntomas de la rodilla.3

Es importante recordar que todos los sistemas de nuestro cuerpo están conectados, pero para entenderlos mejor a veces puede ser conveniente separarlos individualmente. Sin duda, esto no tiene nada de malo, pero también es bueno analizar con perspectiva: al garantizar la salud de los pies se puede mejorar el equilibrio, caminar más eficazmente y sentir menos dolor en las caderas, las rodillas y la espalda. Esto permite moverse con más libertad y disfrutar de sesiones de entrenamiento más eficaces. Sus pies son su verdadera base.

  1. https://www.newscientist.com/article/mg24833030-800-bad-balance-why-dangerous-falls-are-on-the-rise-around-the-world/ []
  2. https://www.nhs.uk/live-well/exercise/balance-exercises/ []
  3. https://www.hss.edu/newsroom_foot-pain-hip-and-knee.asp []